09 junio 2012

Nostalgia de un Internet pasado

Me voy a poner en plan abuelo explicando porqué la manera de vivir de antes era mejor que la de ahora, pero con Internet.

Mi entrada a la red fue sobre 1998, con Netscape, en un ordenador de una facultad y buscando en el directorio de yahoo coches para el NFS III hot pursuit. Me sorpredió cómo la gente, anónima, donaba desinteresadamente sus coches e incluso programaban aplicaciones para editarlos uno mismo. Otro de mis momentos clave fue mi primera cuenta en hotmail allá por el 2000, cuenta que aun conservo aunque esté llena de spam. Aproximádamente en el 2003, hice mi primera web con mis cosicas y en 2006 me puse en blogger, con el mismo nombre.

El caso es que en aquellas épocas, lo normal era el anonimato en Internet. Estaba bien visto que la gente no revelara su verdadera identidad. En mi opinión, había un mayor porcentaje de buena voluntad. Era un Internet con mayor concentración friki y mayor nivel técnico.
Con la popularización de otros servicios como el messenger, Internet se puso más de moda y las empresas buscaron la manera de ganar dinero con él. Al principio era más colgando contenidos divertidos o interesantes y luego, con el 2.0, los contenidos los colgaban los usuarios. Pero los usuarios ya no eran frikis hackers que no necesitaban decir su nombre para tener relevancia. Los usuarios eran jóvenes que querían ligar. Los chats de Terra hervían de hormonas y el IRC se llenaba de gente que no sabía muy bien qué era eso y se hacía pasar por chica bisexual rubia de 19 años en un canal de Linux. 
Pero no era suficiente. La gente es muy vanidosa, quiere mostrar su cuerpo y sus logros. El chat se había saturado y ya nadie se fiaba de nadie. Redes sociales como myspace o fotolog se llenaron de gente vanidosa en cuanto a música y cuerpo, respectivamente. Ya se estaba perdiendo el anonimato.
Seguramente por un deficiente mantenimiento, otra red les estaba comiendo terreno: facebook, una red social en la que firmas con tu nombre real tus fotos y comentarios.

El problema actual es que mucha gente asocia Internet sólo a la red social. Incluso puede haber gente que piense que está contratando facebook, de la misma manera que contratas canal+. Este concepto beneficia que no veas a los ISP, que ya se plantean hacer un servicio de Internet capado en el que pagas por las webs que quieres ver.

Y mientras tanto, las relaciones personales y el uso de la red se degrada. Voy a explicar esta degradación con varios conceptos asociados al 2.0.
En primer lugar, twitter o facebook nos permiten ver las opiniones de quien queremos, es decir, si sólo vemos nuestro perfil en esas redes, estamos leyendo lo que queremos leer y rechazaremos cada vez más otras opiniones. Leemos sólo cosas de nuestros amigos, de la gente de nuestra edad y de la gente con nuestra misma opinión sobre las cosas. Es más, las propias redes nos invitan a conocer a otros en base a nuestra afinidad.
El antiguo anonimato hacía que no nos fiáramos demasiado en lo que leíamos, pero ahora nos fiamos de nuestro amigo. Esa es la base para todas las buenas leyendas urbanas y rumores.
Queremos tener una buena imagen en la red. Por eso, actualmente, mucha más gente se modera en sus comentarios. Ahora pueden averiguar qué opinas sobre lo que sea mucho más fácilmente, cosa que no siempre es buena en, por ejemplo, una entrevista de trabajo.
La gente positiva, optimista o que le gusta discutir con buenos modales son los que hacen crecer una red social, un foro o cualquier otro servicio en Internet. Sin embargo, cuando crece, muchos amargados, trolls y gente que busca lo que está de moda se apuntan al carro. El nivel de las discusiones se rebaja a insultos y tópicos. Algo así está pasando en Twitter.
La excesiva presencia de nuestra identidad digital y su importancia hace que nos enganchemos a las redes sociales. Antíguamente si un canal de IRC o un foro se llenaba de indeseables, lo abandonabas y no te sabía mal. Ahora conoces personalmente a esa persona que llena su muro de frases de agenda o se hace la "drama queen" con sus rollos insustanciales. Por tanto, te puede saber mal quitar esa amistad virtual.

No se trata de renunciar a las comodidades del Internet actual para volver a la webs estáticas en geocities ni de volverse antisocial y pasar de todas las redes. Pero muchas veces me entra la nostalgia de un tiempo pasado que, en algunos aspectos, fue mejor. 

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo Dijo...

Hola Jose. Ante todo, felicidades por tu blog, lleno de contenidos entrañables y amenos. Necesito ponerme en privado en contacto contigo y no encuentro en tu web forma de contactar. Mi email es ciendiasdesoledad@hotmail.com
Por favor, ponte en contacto conmigo. Gracias y un cordial saludo. Roberto.

25/11/12 19:55

 

Publicar un comentario

<< Home