14 marzo 2008

Entrevista a la madre de un Gorrilla

Algunos les llaman Gorrillas y a ellos no les afecta demasiado. Tal vez su nombre más eufemistico es Asistente de Estacionamiento. Ser gorrilla no está penado en nuestro país, pero socialmente se encuentran excluidos. Los que más sufren de ese rechazo social son los familiares directos del gorrilla. Lawebdeljose ha conseguido una entrevista en exclusiva con la madre de uno de ellos.

Son las 12:30 de la mañana, llegamos a casa de la madre de un gorrilla. Nos abre amablemente y nos invita a una cervecita y unas cortezas de cerdo mientras preparamos la grabadora para la entrevista. Su casa es humilde pero está muy bien decorada y muy limpia. Hablamos distendidamente para romper el hielo, nos explica que su marido trabaja en la Renfe y que tiene una habitación llena de réplicas de trenes históricos.

LWJ: Buenos días, Encarnación. Lo primero ¿su hijo es Gorrilla o Asistente de Estacionamiento?
E: Es Gorrilla, lo de Asistente de Estacionamiento se lo han inventado para que no suene mal. Pero mi hijo se siente Gorrilla y está muy orgulloso.

LWJ: ¿El Gorrilla nace o se hace?
E: Mire usted. Muchos piensan que los gorrillas son así porque han tenido amigos gorrillas o porque sus padres lo son. Los más intolerantes dicen que es por vicio. Yo creo que no. Mi hjo desde pequeño es gorrilla y no es mala persona ni un vicioso como esos vendedores de pañuelos. degenerados.

LWJ: Usted dice que es gorrilla desde pequeño. ¿Desde cuando exactamente?
E: Pues desde muy pequeño. En la guardería ya lo pillaron indicando a las madres dónde dejar los carros. Lo castigaron y le dijeron que eso estaba mal. Yo al enterarme me enfadé mucho y lo llevé a otra guardería más tolerante. Luego en el colegio tuvo que aguantar muchas burlas de sus compañeros. Pero lo peor fue cuando fue al instituto. Ya sabe usted que los niños en esas edades tienen muchos complejos. Mi hijo además era gorrilla. Durante un tiempo iba a aparcar coches a barrios lejanos para que no lo vieran sus amigos.

LWJ: Sabe usted que la gente asocia el ser gorrilla con la droga o la marginación. ¿Es cierto eso?
E: No tiene nada que ver. Es cierto que muchos drogadictos y gente pobre se ven obligados a ejercer de gorrillas para ganar dinero. Pero los auténticos gorrillas son personas maravillosas, muy responsables y sensibles.

LWJ: ¿Le costó aceptar que su hijo era gorrilla?
E: Al principio un poco, sobretodo por culpa de su abuelo, que es un gorrillofovo de toda la vida. Pero luego me dijo mi marido: "¿que podemos hacer?, si tenemos que quererlo igual" Así que lo aceptamos y ahora lo apoyamos incondicionalmente. Un día, a los 15 años me dijo: Madre, soy cristiano pero gorrilla. Le dije que ya me lo figuraba y le abracé.

LWJ: ¿Cree usted que los gorrillas deberían poder casarse?
E: Claro, y tener hijos. Ser gorrilla no se hereda. Dos gorrillas pueden tener un hijo que no sea gorrilla.

LWJ: ¿Quiere dar usted un mensaje a los lectores de lawebdeljose?
E: Quiero que sepan que los gorrillas son personas como todo el mundo. Que ser gorrilla no es una enfermedad ni un vicio. Y que imaginen por un momento la posibilidad de tener un hijo gorrilla. Que si todo el mundo los respetara ellos podrían vivir en paz sin molestar a nadie.

Etiquetas: , ,

1 Comentarios:

Anonymous Callejeros in Live Dijo...

Jajaj que callejeros mes wapo has fet. Jeje. El proxim te que ser a un negre que ven cd's. A un yonqui que ven Clinex. Y algun especial de entrevista al Toni el Jitano. Preguntes tipo... Sus letras hablan de la droga y la marjinación social, ya que siempre dice que se encuantra entre homosexuales y prostitutas. Y que su padre le ha hechao de la casa por haberse "Fumao un porro"..

15/3/08 11:38

 

Publicar un comentario

<< Home