31 enero 2008

Dentro de muy poco VI

El V aquí
Quién le iba a decir a Princesita que estaría encerrada en un water con Frodo al anochecer. Pero no estaban haciendo lo que ella hubiera deseado. En realidad estaban escondidos de un grupo de zombies que los esperaban en el pasillo de los servicios de un bar. El pestillo había hecho su efecto y los zombies no podían derribar la puerta metálica del water de los hombres del Bar Los Amigos.
Habían llegado allí tras huyendo de los zombies cuando estos entraron en el local rompiendo el cristal de la puerta.
Frodo tenía una pistola que C3PO había conseguido recoger de un policía muerto en la calle. Por coger la pistola, C3PO, había sufrido un mordisco en un brazo y había decidido dársela a Frodo, su mejor amigo para que este le disparara en la cabeza en cuanto muriera.

Dos horas antes, Princesita, Frodo, C3PO y otros compañeros de alianza estaban cenando en el Bar Los Amigos, habían quedado en el foro del Ogame para cenar y salir un rato. Frodo era el más guapo de la alianza y Princesita era la única chica, por lo que ligar para ella parecía bastante fácil. Sin embargo, Frodo era algo tímido y ella no quería dar el primer paso.
Durante la cena, el dueño del bar encendió la tele, por lo visto algo importante estaba ocurriendo. El locutor hablaba de graves disturbios en la capital. Se trataba de gente infectada con un extraño virus que primero los mataba y luego los hacía resucitar.
- Son claramente Zombies - Dijo C3PO - Lo que no me queda claro es si son muertos vivientes o son sólo infectados. Porque la diferencia es importante, los segundos morirían como cualquier otra persona con un disparo. Los primero sólo si se les dispara a la cabeza. Aunque si son como los de El regreso de los muertos vivientes... - C3PO no pudo terminar su discurso porque se escuchó un disparo desde la calle.

Desde entonces todo había sido como una pesadilla para Princesita, los disparos, el desesperado intento de sellar el bar con las mesas, la muerte de C3PO a manos de Frodo y la muerte de todos los demás compañeros de alianza devorados por los zombies. Casi no recordaba cómo había llegado al servicio de caballeros usando un extintor para ahuyentar momentáneamente a los muertos vivientes. Pero ahí estaba, encerrada en el servicio con el chico que le gustaba.
- ¿Qué llevas en el brazo? - Preguntó Frodo.
- Nada, sólo es una herida que me he hecho con un vidrio.
- No, es mentira, es un mordisco de un zombie.
- Que va, no me ha mordido nadie - Era cierto, estaba segura de que ni un zombie había estado a menos de 2 metros de ella.
- Te vas a convertir en uno de ellos y encerrada conmigo en este sitio tan estrecho.
- No, te juro que es sólo una herida que me he hecho con un vidrio.
Frodo estaba apuntando a la cabeza de Princesita. Ella empezó a llorar.
- No me dispares, te juro que es sólo una herida, no te metiría.
- Tengo que hacerlo, tu también lo harías.
- No, yo no lo haría - Princesita no podía imaginar el hecho de disparar a Frodo, sentía algo por él - Al menos espera un rato, verás como no me convierto en uno de ellos.
- ¡Y una mierda! - Frodo disparó a la cabeza a princesita.

Dos horas más tarde, frodo veía que los zombies no se alejaban de la puerta. El cadáver de Princesita estaba apoyado en el urinario y le recordaba el cobarde acto que había hecho horas antes. Los zombies no se irían nunca, era él el que tenía que salir. Así que quitó el seguro a la pistola y abrió la puerta. Disparaba certeramente a la cabeza de los que le esperaban. Pero le esperaban 7 y él sólo tenía 6 balas.