12 enero 2008

Dentro de muy poco II

Era el primer día de Alicia en su primer empleo. Su Módulo de administrativa le permitió entrar en ese gran almacén de artículos de bricolaje. Su primer trabajo era ordenar un gran número de facturas que se amontonaban en los archivos de las oficinas. Eran las 9 de la mañana y estaba sola en la oficina. Hasta las 10 no llegaría nadie a abrir la tienda.
Estaba muy contenta por empezar a trabajar en plan humilde, como Rachel en el primer episodio de Friends. Su padre le hubiera pagado gustosamente una carrera universitaria que le permitiera ser vicepresidenta de su gran empresa constructora. Pero ella tuvo una adolescencia difícil y no quiso estudiar más. De todos modos estaba claro que cuando tuviera más experiencia su padre le dejaría llevar la empresa. Poco a poco.
A las 10:00 no llegó nadie a abrir la tienda. Empezó a preocuparse, ¿a ver si era domingo y no había que trabajar?. Encendió la radio para ver si comentaban algo de alguna fiesta local o alguna razón por la cual no había ningún cliente en la puerta ni ningún dependiente abriéndola. La radio sólo hablaba de una extraña infección que comenzó en los aeropuertos y cuyos efectos eran parecidos a los de la rabia. Ella no se había enterado, al fin y al cabo, su chalet estaba muy cerca y no tenia que recorrer ningún núcleo urbano para llegar al polígono donde estaba el almacén. Ya le pareció extraño no cruzarse con ningún coche, pero pensó que las 8 de la mañana era demasiado pronto para que nadie estuviera ya despierto. Para ella había sido un suplicio tener que levantarse a las 6 para ducharse y arreglarse.
A las 10:30 se acercó una persona a la puerta de cristal de la tienda, ella le explicó que no tenía la llave y que volviera más tarde. Pero esa persona se lanzó contra el cristal y se rompió los dientes en él. Ella dio un salto y pegó un grito. Entonces recordó lo de la rabia que habían dicho en la radio y cómo se contagiaba con mordiscos y lo difícil que era reducir o matar a un infectado sin que te mordiera.
El cristal era blindado, pero ya habían cientos de personas infectadas lanzándose contra él y en algún momento el cristal o la cerradura cederían.
Del pánico inicial, Alicia empezó a pensar en la forma de salir. Llamó a su padre, pero este sólo decía la palabra "cerebros" repetidas veces con voz gutural. Alicia era una persona que nunca había sufrido ningún daño, ni una lesión, ni una herida. Puede parecer extraño, pero eso hacía que no tuviera miedo al dolor, ya que no lo conocía. En ese momento era la persona más racional que había en toda la ciudad y tenía a su disposición todo tipo de herramientas y artículos de bricolaje, así como libros de bricomanía y otros más específicos.
Cogió el manual de instrucciones de un soldador de electrodos y chapas de metal. Encontró una Fenwick en el almacén. Así que con todo el tiempo del mundo se dispuso a fabricarse un vehículo blindado con la misma.
Cubrió la Fenwick con chapas de metal y rejillas. Abrió algunas aberturas pequeñas para sacar por ellas dos motosierras a los lados, dos por delante y dos por detrás. Cogió suficiente gasolina para que no se quedara tirada la Fenwick ni las motosierras. Afiló con una radial las barras paralelas de delante. Por si acaso, cogió un hacha y una sierra.
Subió a la Fenwick, aceleró a tope y salió rompiendo el cristal del almacén. Las cadenas que había puesto en las ruedas de la Fenwick le permitieron avanzar por encima de los cuerpos y los miembros cercenados de los que se atrevían a acercarse a las motosierras. Cuando estuvo lejos del tumulto se acercó al concesionario de Hummer que había en el polígono, rompió el cristal y se cogió el más grande y bonito que encontró.
Al atardecer llegó a su casa en el campo, hasta allí no habían llegado los infectados. Cerró la puerta y selló las ventanas. Se duchó para quitarse la sangre que llevaba encima, se puso un DVD y se hizo unas palomitas en el microondas. Recordó que su padre guardaba un rifle en su cuarto. Mañana saldría a cazar.

Etiquetas: ,

6 Comentarios:

Anonymous Uno muy listo Dijo...

Puedo colaborar?

12/1/08 15:48

 
Blogger eljose Dijo...

No hace falta ni que pidas permiso.

Por supuesto.

12/1/08 16:24

 
Anonymous pastis and Enric... Dijo...

MMM en regolfa a una pelicula de les primeres del Chuck norris que en vas comentar o algo que en vas comentar en eixes conversacions tant trancedentals que tenim entre compas i compas....

13/1/08 22:05

 
Anonymous Uno muy listo Dijo...

Me ha parecido una buena excusa para retomar mi blog el hacer la continuación de esta historia.

No obstante, si lo crees conveniente, pues copias el texto y lo pones aquí.

Hala.

14/1/08 16:29

 
Blogger Juani Dijo...

joder con alicia...a mi que siempre me parecio nombre de pija...

16/1/08 22:16

 
Blogger eljose Dijo...

Y lo es.

17/1/08 10:38

 

Publicar un comentario

<< Home