19 junio 2007

Fary

La muerte, imprevisible, se lleva a los malos a los buenos y a los imprescindibles. Aquellos que nos han dado tanto a cambio de ganarse la vida en la honrada profesión del cante. En estos tiempo en los que para ser famoso no hace falta ser respetado ni respetable. En los que la imagen es más importante que el arte en los cantantes. Fary representó un ejemplo a seguir de cómo un personaje humilde y sin demasiado atractivo puede, al menos entonces, hacerse famoso y mantenerlo y vivir bien trabajando duro y siendo honrado. No tenía pretensiones ni se las daba de interesante. Su música festiva, alegre y sincera era sólo eso, canciones para cassettes de gasolinera y para chiringuitos de verano. Como las de cualquier triunfito, pero sin el proselitismo casi mesiánico de los medios para hacerlo famoso. Contemporaneo de Manolo Escobar, por alguna razón, en las conversaciones de bar siempre han sido comparados. Incluso hay una cinta, seguramente no oficial, de gasolinera que hace un fantástico duelo artístico de los maestros. Para aquellos que teníamos una cinta de grandes éxitos del Fary en el Patrol desde pequeños y que la escuchábamos en ese radio cassette sin auto reverse, Fary es un mito.

1 Comentarios:

Anonymous L'Enric Dijo...

Haya donde te encuentres Fary, te seguiremos con sentimiento y deboción.. Eso torito bravo del anuncio de osborne, que luce a la salida y la puesta del sol. Nos recordara siempre a tu Torito, tu Torito Bravo...Snif!!! PD: Hi ha que Ripetjarla cinta pero hi ha...

19/6/07 17:18

 

Publicar un comentario

<< Home