15 septiembre 2006

Lección Magistral de Chulería.

Leyendo a Psicobyte he llegado al blog de Gordo de Mierda donde hay un enlace a Lantreamont, en concreto a este artículo. Que es a su vez un fragmento de un correo en cadena o algo así.

Ya veis que muy original no es mi post, pero es que la Lección Magistral de Chulería es un texto al que podríamos llamar "Fábula del chaval del 206 y el señor del Mercedes 600 ". Con su moraleja y todo. Incluso tiene una gran frase de las de ponerse en el messenger para hacerse el interesante (yo mismo la pienso tener un tiempo).

“… Resulta que llego el otro día a la terraza de un bar de mi pueblo y aparco justo enfrente de las mesas y sillas, junto a un pedazo de mercedes 600. Me siento con mi mujer enfrente de los dos coches y entonces llega un 206 “ultra-street-rayo-tunning” de un color inexplicable y todo reluciente. Lo típico, ventanillas bajadas, música a todo trapo y pegando acelerones para que se oyeran sus “maxmegatubarros”. Aparca en doble fila detrás del mercedacos y el mío y se bajan dos pimpines con los pelos despeinados hacia arriba y engominaos hasta el culo. Se quedan mirando el Mercedes y mi A6 y se sientan en la mesa de al lado con otros tres colegas que ya estaban en la terraza.

A la que venían a sentarse, el hombre del Mercedes le dice educadamente al chico que le quite el coche porque va a salir. El neng le dice que sí, que ahora mismo y, entre risas con sus amigos, comenta por lo bajini que una mierda, que mucho coche pero que le va ha tocar esperar un ratito. Mientras él se regocija con sus amiguitos, el cincuentón del Mercedes entra en el coche, espera un momento y toca el claxon; y le dice al chaval que haga el favor de quitar el coche, a lo que el niñato responde: “Que te esperes, hombreeee. Tanta prisa y tanta polla” (palabras textuales), y el crío sigue bebiéndose su caña con los amigos de fondo partiéndose el culo.

Ante este cuadro, el tío del mercedes mete marcha atrás y acelera a tope con los 408 CV que creo que tiene el bicho, y le mete al 206 un estacazo del copón, empotrándo la puerta del copiloto medio metro por lo menos. Yo y todos los presentes nos quedamos igual, menos el crío del 206 que se queda blanco. Se abalanzan sobre el viejo todos los chavales y tres o cuatro tíos que estábamos allí les paramos los pies.

El dueño del 206 le empieza a gritar al del mercedes que si esta loco que si tal. El cincuentón se baja tranquilamente (la mujer ni se menea, se queda sentadita) y le dice al chaval que creía que ya había quitado el coche, que no lo había visto. Y finaliza con la que es para mi la frase del siglo. Al loro: “Mira, hijo. Para ser chulo en esta vida hay que tener cojones y dinero. Y ahora saca los papeles que hacemos el parte. Y no te preocupes, que la culpa la he tenido yo, pero tu coche se va a quedar un mesecito en el taller. Un poco más de lo que tú me has hecho esperar a mi”.

Im-presionante. La gente hasta aplaudía. El niñato no sabia donde meterse y creo que no va ha olvidar esa frase en su vida. Jeje. Fue para verlo, casi le pido un autógrafo al del mercedes, mi héroe. Por cierto, el mercedes ni siquiera se abolló. Apenas unos rasguños de la inexplicable pintura del coche del niñato y ya está.”



En fin, que el chaval aprendió una valiosa lección. Se creía muy listo hasta que la cruda realidad le golpeó el lateral de su coche. Se dio cuenta de que él no está en primera división en cuanto a chulería y que hay gente que le puede joder vivo sin inmutarse. Bueno, tal vez no se dio cuenta, porque no suelen tener mucho raciocinio esos personajes.

3 Comentarios:

Anonymous Ghost Dijo...

Esta película me la sabía igualita pero transcurría en un parking en una discusión cuando un joven, llámese mascachapas, se cuela en el sitio de un tipo entrado en años con su Mercedes. So... leyenda urbana, no? De todas formas, se podría dar en la vida real tranquilamnt :-p

17/9/06 20:17

 
Blogger eljose Dijo...

Seguramente será una leyenda urbana, aunque lo importante es la moraleja de la misma.
Es más, el caracter del hombre del mercedes concuerda con el de algunos que he conocido. Una historia parecida (que yo sí que vi) fue la del chaval ciclado de gimnasio y drogado que entra en un bar a ver con quien se pegaba y se pica con un señor que estaba sentado en la barra. Tira a pegarle y el señor, que era chapista de toda la vida, le coge del brazo, se lo inmoviliza y le pega unas ostias como panes.
Ahí el chaval aprendió que por muy ciclado que estés no te puedes meter con los chapistas que llevan toda la vida atornillando con sus manos.

18/9/06 10:25

 
Anonymous Ghost Dijo...

esta historia mamolao + XXDD
___________________________________

http://victorgrafico.blogspot.com/

19/9/06 13:21

 

Publicar un comentario

<< Home