14 abril 2006

Tirante el Flojo

Lo primero que uno se pregunta cuando va ver esa película es: ¿tan mal está el título original del libro?. El aspecto general de la película recuerda a las producciones que hacen algunas autonómicas para la televisión. La música es muy repetitiva y la película en ningún momento parece estar hablando de una época lejana de míticos caballeros y princesas vírgenes.
Pero lo peor de todo son las batallas. No se cuanto ha costado de hacer esa película, pero si se puede medir con la calidad de las escenas que requieren algún efecto especial, esa película debería haber costado cuatro duros. Pero estoy seguro que incluso ha sido cara. Las escenas de batalla son lamentables, los efectos del pinnacle y la constante cámara lenta intentan disimular los defectos de la batalla, pero lo único que consigue es aburrir al espectador. El Vicente Aranda será muy bueno en las escenas de sexo, eso es lo único que, como el cura del Quijote yo salvaría de la quema. Pero que no intente hacer una película de caballería porque se le ve el plumero.
Y por último el metrosexual de Tirant: Un chico con mechas rubias y la barba perfectamente recortada que siendo un gran luchador se parte una pierna al caer de medio metro altura. Además es un personaje demasiado bueno, no es tan tonto y bueno en el libro. Ese tio vale para películas románticas, pero esta no debería serlo, esta debería ser de luchas brutales, sexo y picardía.

Lo mejor: Victoria Abril y alguna escena de sexo y humor.
Lo peor: todo lo demás, en especial las batallas.
Nota: 3.